.RU
Карта сайта

La guerra baburita y la ruptura de la Liga Polesotécnica - La lucha por la energía

La guerra baburita y la ruptura de la Liga Polesotécnica


A mediados de 3779 fue descubierto por el Mercado Común oficialmente (antes ya estaba siendo explotado de forma clandestina), el planeta Mirkheim, compuesto casi exclusivamente por transuránicos. Ante tamaña tentación, las Siete del Espacio se desmarcaron del resto de la Liga, e hicieron jugar una alianza que ya antes habían establecido ocultamente con el planeta Babur, un subjoviano poblado por alienigenas respiradores de hidrógeno. Estallaba así la primera guerra estelar desde la desaparición de las Compañías Francas.

Las primeras operaciones fueron favorables a Babur, cuya oculta alianza con los Siete del Espacio le habían proporcionado una gran flota espacial de guerra, tripulada en su mayor parte por mercenarios respiradores de oxígeno. La flota del Mercado Común fue derrotada junto a Mirkheim, y el codiciado planeta conquistado por los baburitas. Poco después los baburitas tomaban posesión igualmente del Ducado de Hermes, un estratégico estado humano, sobre el que impusieron un régimen de ocupación militar. El Mercado Común pasó a la defensiva.

Pero a principios de 3788, tras salir a la luz la maniobra de los Siete del Espacio, flotas de diversos planetas, con el apoyo de las compañías independientes, encabezadas por la Compañía Solar de Especias y Licores, que dirigía el legendario Nicholas Van Rijn, pasaron a una guerra de guerrillas contra los intereses de los Siete del Espacio, que se mostraron especialmente vulnerables. No tardaron estas compañías en abandonar, una tras otra, a los baburitas, que se encontraron en situación de inferioridad al perder sus apoyos tecnológicos. Tras sufrir varias derrotas en el espacio a manos de la flota del Mercado Común, Babur acabó por capitular".

Pero la verdadera perdedora del conflicto fue la Liga Polesotécnica, que nunca pudo recuperarse de la guerra civil a tres bandas entre sus diversas tendencias. Terminadas las hostilidades, las diferencias entre las diversas compañías hicieron inviable la acción de su Consejo, que no tardó en desaparecer. Quedaron compañías aisladas, algunas de ellas todavía muy importantes, pero en continua competencia, a veces violenta, y además de ello privadas paulatinamente por las leyes del Mercado Común de las abusivas explotaciones planetarias que antes realizaban, y también de la flota de guerra que les apoyaba. Poco a poco muchas de ellas fueron deslizándose a operaciones delictivas, siendo perseguidas duramente por ello. Su influencia global no cesó de decrecer en los siguientes años204.

La alianza humanx y la diarquía


En los años posteriores a la guerra baburita, se fue desarrollando una alianza casi simbiótica de la raza humana con los thranx, la etnia de insectos inteligentes que los chirgui de Saif conocían con el nombre de lhari, y que ellos mismos presentaron a los humanos. Hallóse una clara compatibilidad intelectual y moral.

Una de las primeras manifestaciones de esta alianza fue la creación de la Iglesia Unida, sincretizando éticas más que creencias vigentes en ambas razas, hasta crear una entidad que pronto adquirió gran importancia, estableciendo su sede en Denpasar (Bali), y llegando casi a ser un gobierno paralelo con el del Mercado Común, siéndole encomendadas diversas misiones a la medida de su naturaleza, en especial en lo relativo a los contactos con razas alienígenas.

La alianza humanx fue finalmente confirmada en el llamado Tratado de Amalgamamiento, firmado 3789 por el presidente del Mercado Común, David Malkezinski y por el dirigente thranx Arlenduva. Se instauró una doble capitalidad; en Brisbane y en Chitteranx, del planeta thranx Hivehom.

El nuevo sistema fue puesto a prueba por primera vez durante el conflicto pitariano, en 3791, cuando el Mercado Común debió enfrentarse con una raza totalmente humanoide, pero dotada de una agresividad paranoica. Durante el conflicto se mostraron especialmente eficaces las dotaciones astronáuticos mixtos, con armamento más fácilmente manejable por equipos de ambas razas. Como en los tiempos de las Compañías Francas, la feroz raza pitariana fue exterminada, mas la razón fue el preferir el genocidio propio a la rendición ante unas etnias que juzgaba inmensamente odiosas y adversarias205.

Mas otra amenaza aún peor se estaba perfilando en aquellos mismos días, como consecuencia de la anterior política temeraria de la Liga Polesotécnica. En los últimos tiempos de ésta, sus naves habían entrado en contacto con los alienígenas seudoreptilianos que se llamaban a sí mismos AAnn, habitantes del sistema de una estrella de Orión que los de la Liga bautizaron con el nombre de Merseia. En un principio su acción fue benéfica para aquellos, pues se les puso sobreaviso sobre la explosión próxima de una nova, y se les ayudó a paliar las consecuencias. Pero, a fin de negociar mejor con la raza, los de la Liga despreciaron a la aristocracia gobernante e

impusieron como gobierno unificado a una poderosa organización dedicada a actividades delictivas206.

Los despechados aristócratas mersianos, junto con otros muchos de su pueblo, se ofrecieron en tiempos sucesivos como mercenarios en todas las fuerzas armadas de la Civilización Técnica. Asimilaron así una vasta información tecnológica, que utilizaron más tarde, cuando la Liga Polesotécnica entro en declive, para regresar a su planeta y echar abajo el gobierno instaurado por aquélla, volviendo de nuevo al poder. En un período asombrosamente breve crearon en la zona de Orión un Imperio de múltiples planetas, que rivalizó en poderío con el Mercado Común, mostrándose desde un principio como irremisiblemente hostil hacia la humanidad terrestre.

Toda una serie de incidentes y hostilidades fueron consideradas por el Mercado Común como preludio de confrontaciones a mayor escala, por lo que se procuró tomar las medidas necesarias para responder a este nuevo desafío. Desencadenóse una ofensiva decidida, y finalmente, en 3823 se logró forzar al Imperio a un tratado de paz que incluía el desarme casi general. Siguió a ello un movimiento revolucionario que pareció traer a Merseia una etapa pacifista. Muchos de los planetas del Imperio se independizaron, y pareció llegar un período de paz en la Galaxia explorada. La mayoría de los planetas conocidos conservaban su independencia, e incluso la noción de Mercado Común pareció derivar a lo que su nombre indicaba verdaderamente; un conjunto de mundos unido tan sólo por tratados de comercio. Incluso, desaparecida al parecer toda amenaza bélica, se fue diluyendo la antes monolítica alianza humanx, conservándose no obstante la relación de amistad entre ambas razas.

Pero, paralelamente, los planetas centrales más unidos con la Tierra, en su mayoría humanos, estrecharon lazos con ésta, hasta llegar a considerar una unión política.

En 3845 se fundó una nueva Federación Galáctica, con su capital nuevamente en la Tierra.

BIBLIOGRAFÍA DEL CAPÍTULO IX


CIDONCHA, Carlos Saiz. Entre Dioses y Terrícolas. Ediciones Silente, colección Brazo en Espiral, n° 1.

DAVIDSON, Avram. Mutiny In Space.

SERIE DE LA LIGA POLESOTÉCNICA:

ANDERSON, Poul. Margin In Profit (Margen de beneficio). Revista Zikkurath, Nº 5.

ANDERSON, Poul. Hiding Place (El escondite). Editorial Bruguera, colección Libro Amigo, n° 567.

ANDERSON, Poul. War of the Wing-Men (La guerra de los hombres alados). Cenit, n° 60.

ANDERSON, Poul. Birthright (Derecho de nacimiento). Cuadernos Argansol.

ANDERSON, Poul. Day of Burning (El día En llamas). Martínez Roca (1ª serie), n° 72.

ANDERSON, Poul. Satan's World (El mundo de Satán). Edaf, colección Ciencia Ficción, n° 83.

ANDERSON, Poul. Mirkheim (Mirkheim). Edaf, colección Ciencia Ficción, n° 27.

SERIE DEL KRANG DE LOS TAR-AYM:

FOSTER, Alan Dean. The Tar-Aym Krang (El krang de los Tar-Aym). Edaf, colección Ciencia Ficción, n° 7.

FOSTER, Alan Dean. Orphan Star (Abandonado en las estrellas). Edaf, colección Ciencia Ficción, n° 17.

CAPÍTULO X



LA SEGUNDA FEDERACIÓN GALÁCTICA



2014-07-19 18:44
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • Контрольная работа
  • © sanaalar.ru
    Образовательные документы для студентов.